Para entender qué sucede en el cuerpo cuando ayunamos, es importante conocer qué son los cuerpos cetónicos y cuál es la función. Y es que estos compuestos químicos son los que aportan la energía a varios órganos del cuerpo durante la ausencia de alimentos al hacer un ayuno.

qué son los cuerpos cetónicos

En este artículo explicamos todo lo necesario sobre los cuerpos cetónicos, para qué sirven y más. ¡Vamos a ello!

¿Qué son los cuerpos cetónicos?

Estamos hablando de compuestos químicos en el cual las grasas del cuerpo son utilizadas como fuente de energía. 

La importancia de los cuerpos cetónicos es que tienen la función de suministrar energía al corazón y al cerebro, principalmente en las situaciones de bajos niveles de glucosa en la sangre.

¿Cómo se generan los cuerpos cetónicos?

La cetogénesis es el nombre del proceso de creación de los cuerpos cetónicos y ocurre en las mitocondrias de las células del hígado.

A partir de ese momento es cuando el cuerpo utiliza la grasa como fuente de energía en vez de la glucosa.

De hecho, cualquier dieta cetogénica que limite el consumo de carbohidratos por debajo de 150 gr/día, activa la producción de los cuerpos cetónicos. Así es como el cuerpo comienza a usar la grasa como fuente de energía principal, uno de los grandes beneficios del ayuno intermitente

En cambio, si los niveles de glucosa en la sangre son altos, no se utilizan las grasas como fuente de energía y, por lo tanto, no hay producción de cuerpos cetónicos.

Podemos dar dos situaciones donde hay producción de cuerpos cetónicos:

  1. En situaciones patológicas como la Diabetes (crisis hipoglucemia o bajada de azúcar en sangre). 
  2. En situaciones fisiológicas como un ayuno prolongado o una dieta proteica (baja en hidratos de carbono o azúcares).

Ambas son situaciones en las que aumenta la producción de cuerpos cetónicos dada la baja cantidad de glucosa en la sangre.

Otras funciones de los cuerpos cetónicos

Además de ser utilizados fácilmente por el cerebro y el corazón como energía, los músculos también se benefician de los cuerpos cetónicos cuando hay ausencia de glucosa.

Esto resulta muy interesante, ya que resulta en una mayor eficiencia metabólica y en un mayor nivel de bienestar para la persona. Además, permite disminuir el consumo de azúcares en la dieta, y por lo tanto regular mejor los niveles de insulina. Este último es una de las causas principales de obesidad y de gran número de enfermedades en Occidente hoy en día.

Cuerpos cetónicos en la sangre y la orina

Resulta que los cuerpos cetónicos son una alternativa eficiente a la glucosa como sustrato energético, pero es verdad que no todas las personas lo asimilan de la misma manera.

Cuando una persona no está bien adaptada a la utilización de los cuerpos cetónicos (como por ejemplo a partir del segundo día de ayuno), el organismo los elimina a través de la orina (o también por la respiración) sin haberlos utilizado al 100%.

Esta situación es común durante las primeras fases del ayuno o durante una dieta proteica, y se conoce como cetosis, que es cuando los niveles de cuerpos cetónicos en orina están entre valores los 3 y 6 mg/dL dando un olor especial a la orina y al aliento de la persona.

Los niveles de cuerpos cetónicos positivos en la orina

Ahora bien, los niveles óptimos de cuerpos cetónicos en orina están entre 0,5 y 3 mg/dL. Estos valores indican que el individuo está bien adaptado a la utilización de los cuerpos cetónicos como fuente de energía.

De igual manera, los cuerpos cetónicos en la orina durante el embarazo tendrían otros valores, así como también serían muy distintos en una persona sin diabetes.

Se considera que los niveles de cuerpos cetónicos altos en la orina cuando superan los 15 mg/dL. A partir de aquí, la situación se convierte en patológica y es relativamente habitual en individuos con Diabetes tipo I, durante las crisis de hipoglucemia o en individuos alcohólicos. 

Este estado se denomina cetoacidosis y se soluciona rápidamente en principio, dando una dosis de glucosa de rápida absorción para frenar la producción de cuerpos cetónicos.

La cetosis y el ayuno

Como hemos visto, no todas las personas experimentan los síntomas de cetosis durante un ayuno terapéutico, ya que aquellos individuos mejor adaptados a la utilización de los cuerpos cetónicos para producir energía, no eliminarán tantos cuerpos cetónicos por la orina o el aliento durante la fase cetónica del ayuno.

Cuando el cuerpo utiliza de manera óptima los cuerpos cetónicos para la energía del cuerpo, hace que la persona sea menos dependiente de los hidratos de carbono en su dieta

Además, hace que el organismo sea mucho más eficiente metabólicamente y permite controlar mucho mejor el peso corporal para mantener un nivel óptimo de salud y bienestar.