Aunque este hecho pueda sorprender a algunas personas, diversos estudios han relacionado la disminución de la inflamación con la realización de periodos de ayuno.

Hasta hace poco tiempo no se conocía exactamente cuál era el mecanismo que producía este efecto.

Un artículo publicado en la revista Nature Medicine aporta luz al respecto,  mostrando los resultados de un estudio realizado con ratones y células inmunes humanas, en la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Durante el estudio se ha podido observar que en periodos de ayuno, realizando dietas cetogénicas con bajo aporte de carbohidratos, o con la práctica de ejercicio físico intenso, se produce un metabolito, el beta-hidroxibutirato (BHB) que inhibe un gen relacionado con los procesos inflamatorios.

El BHB es un cuerpo cetónico resultante del catabolismo de los ácidos grasos. Se produce en el hígado en periodos en los que el aporte de glucosa en insuficiente, por ejemplo durante el ayuno, o realizando dietas con insuficiente aporte de carbohidratos. Este metabolito es utilizado por el organismo como fuente de energía junto con los ácidos grasos libres.

La respuesta inflamatoria de algunas enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2, la arterioesclerosis, enfermedades autoinflamatorias, etc., esta mediada por un conjunto de proteínas llamadas inflamosoma.

Existe un gen denominado NLRP3 que forma parte del inflamasoma. Este gen ante una situación de peligro,  coordina la respuesta inflamatoria mediante la producción de interleucinas. Esto sucede, habitualmente, en respuesta a las infecciones. Algunas personas presentan una mutación del gen NLRP3 y esto hace que sobre produzcan interleucinas, con la consiguiente aparición de inflamación.  Los pruebas realizadas en el estudio muestran que cuando el organismo produce BHB como respuesta a un periodo de ayuno, este metabolito bloquea al gen NLRP3, disminuyendo la inflamación. Es decir, si en el torrente sanguíneo se elevan los niveles de BHB, los procesos inflamatorios disminuyen.

 

Poco a poco las investigaciones científicas van aportando más información sobre los mecanismos bioquímicos relacionados con los beneficios de la práctica del ayuno controlado.

Cualquier persona que no presente contraindicaciones para  someterse a un ayuno, puede gozar de los múltiples beneficios que ofrece.