Después del periodo vacacional la vuelta al trabajo y la cotidianidad a menudo se tornan una tarea ardua y pesada. Si se necesita un refuerzo para afrontar estos momentos la coenzima Q10 puede ser una gran aliada, porque ayuda a recuperar el  metabolismo energético normal.

Durante los meses de mayor incidencia solar estamos expuestos constantemente a los radicales libres que se generan en nuestro organismo, debido a dichas radiaciones, se produce un estrés oxidativo y un envejecimiento prematuro.

A parte de las radiaciones solares, existen otras sustancias que provienen del exterior que generan radicales libres, como son: los contaminantes químicos, los metales pesados, los conservantes, etc. Pero además de todo esto, hay que añadir al estrés oxidativo,  los radicales libres que se producen como producto de la propia actividad metabólica del organismo. Para combatir el efecto nocivo que producen los radicales libres a nivel celular, necesitamos la ayuda de los antioxidantes.

Y ¿Qué son los antioxidantes?

Un antioxidante es una molécula que es capaz de prevenir o retardar la oxidación de otra molécula, sobretodo si está expuesta a radicales libres. Con los procesos de oxidación se generan radicales libres que empiezan distintas reacciones en cadena que terminan por dañar las células.

Los antioxidantes inhiben estas reacciones de oxidación oxidándose ellos mismos.

 

Una alimentación saludable y equilibrada aporta la cantidad suficiente de elementos antioxidantes, el problema se presenta cuando la alimentación que se adopta no es la adecuada. Si tenemos presente que el modo de vida actual cargado de estrés, con contaminantes ambientales, alimentos sometidos a producciones masivas con el uso de pesticidas y alimentos transgénicos, etc, hacen que el aporte de sustancias antioxidantes por parte de los alimentos sea inferior al esperado.

Las principales sustancias antioxidantes son: las vitaminas A, C, E, el selenio, el zinc, los carotenoides, el licopeno, los polifenoles y la coenzima Q1o entre otros.

Conozcamos más a fondo la coenzima Q10

La coenzima Q10 es una sustancia orgánica que se une a una enzima (proteína) aumentando la velocidad de las reacciones químicas. La Q10 es indispensable para que nuestras células funcionen correctamente, ya que forma parte del proceso de generación de energía (ATP) en las mitocondrias celulares, y por tanto, imprescindible para el metabolismo energético. Es el único antioxidante liposoluble que nuestras células son capaces de sintetizar1. Pero su producción desciende progresivamente a partir de los 20 años.

 

Es un potente antioxidante contra el envejecimiento celular a nivel general, y tras los últimos estudios publicados, una suplementación con esta coenzima puede beneficiar significativamente nuestro estado nutricional.

Veamos cuales son los beneficios que nos puede aportar su ingesta:

– aporta energía y vitalidad, porque interviene en el  metabolismo energético2,

– protege a las células del estrés oxidativo3,

– mejora la capacidad inmune del organismo,

– salud gingival,

– favorece el ejercicio físico aeróbico, porque aumenta la utilización del oxigeno4-5,

– aumenta la fertilidad masculina, aumentando el recuento de espermatozoides y su motilidad6-7,

– mejora la salud cardiovascular significativamente, tanto la insuficiencia cardiaca8 como las arritmias y dolores posteriores a un infarto de miocardio9.

 

Este gráfico muestra los resultados del estudio Q-symbio.

Este estudio es el más grande controlado por placebo a nivel mundial. Este estudio se realizó con pacientes de 9 países distintos, durante 2 años y todos ellos padecían insuficiencia cardíaca severa. Lo que se pretendía con el estudio era investigar cuanto tiempo tardarían los participantes en tener hospitalizaciones por problemas cardíacos entre el grupo placebo y el grupo al que se le administraba coenzima Q10.

El grupo de pacientes que tomó la coenzima Q10 presentó un 43% menos de muertes que el grupo placebo. Este estudio ha hecho replantearse a la comunidad médica el tratamiento de las enfermedades cardíacas, incluyendo la coenzima Q10.

Así que ya sabéis un poco más sobre este gran antioxidante.

Si acabáis de participar en uno de nuestros ayunos, es un buen momento para el organismo para empezar la suplementación con coenzima Q10, ya que el organismo está más libre de toxinas, el sistema digestivo a reposado y tendréis una mejor asimilación.

Bibliografía

1-  Yamasaki M, Kitagawa T, Chujo H, Koyanagi N et al.: Physiological Difference between Free and Triglyceride-type Conjugated Linoleic Acid on the Immune Function of C57BL/6N;J Agric Food Chem 2004 52,pp.3644-48.

2- Lenaz G, Fato R, Castelluccio C, Castelli GP et al.: Coenzyme Q saturation kinetics of mitochondrial enzymes: theory, experimental aspects and biomedical implications; Biomed. and clin. aspects of coQ10 1991 6, pp. 11-18.

3- Cooke M, Iosia M, Buford T, Shelmadine B et al.: Effects of acute and 14-day coenzyme Q10 supplementation on exercise performance in both trained and untrained individu; J Int Soc Sports Nutr. 2008 5, pp. 8.

4- Yamabe H, Fukuzaki H: The beneficial effect of coQ10 on the impaired aerobic

function in middle aged women without organic disease; Biomed. and clin. aspects of Q10 1991 6, pp. 535-540.

5- Overvad K, Diamant B, Mortensen SA, Stender S et al.: Coenzyme Q10 in health and disease [Review]; Eur J Clin Nutr 1999 53, pp. 764-70.

6- Lewin A, Lavon H: The effect of coenzyme Q10 on sperm motility and function; Molec Aspects Med 1997 18, no. Suppl, pp. S213-s219.

7- Zorn B, Virant-Klun I, Osredkar J, Krstic N: The effects of a double-blind randomized placebo cross-over controlled trial using coenzyme Q10 (Bio-Quinone Q10); Frankfurt: 2nd Conf. Intl.CoQ10 Assn 2000, pp. 126-127.

8- Pepe S, Marasco SF, Haas SJ, Sheeran FL et al.: Coenzyme Q10 in cardiovascular disease.; Mitochondrion. 2007 7 Suppl, pp.S154-67. E

9- Damian MS, Ellenberg D, Gildemeister R, Lauermann J et al.: Coenzyme Q10

combined with mild hypothermia after cardiac arrest: a preliminary study.; Circulation 2004 110, no. 19, pp. 3011-6. Ep.