El ayuno es una actividad terapéutica de gran valor y te vamos a explicar el por qué.

Vivimos en una sociedad de excesos y por austero que sea nuestro estilo de vida, así es. 

Corremos de un lado a otro, nos exigimos mucho, queremos llegar a todo, estamos constantemente fatigados, enfermamos y también…comemos demasiado.

Todo está relacionado y afecta a nuestro bienestar, pero al contrario de lo que pueda parecer, juega a nuestro favor. Se trata de saber darle la vuelta a todo.

Actualmente y por suerte, lejos queda cuando el ayuno era visto como algo solo para yoguis y los “muy espirituales”, (¡que también!), pero es un hecho que tal y como se evidencia en numerosos estudios científicos, cuando ponemos foco en cómo nos alimentamos, tenemos el poder de revertir los efectos de todo este ritmo frenético que nos aboca al malestar

El ayuno terapéutico y la restricción calórica, siempre bien controlados por profesionales, nos aportan energía, claridad y un efecto detox.

¿Te gustaría sentar las bases de un mayor bienestar e incorporar a tu vida una medida preventiva frente a un gran número de enfermedades muy comunes en nuestra “privilegiada” sociedad?.

Suena bien, lo sé, y además…sí, ¡está en tus manos hacerlo!.

¿Qué le pasa a tu cuerpo al ayunar?

El ayuno terapéutico es ante todo una profunda limpieza orgánica.

Hay que entender el ayuno en general como una forma de atender, ayudar y cuidar a tu organismo. En definitiva, el ayuno terapéutico es un acto de salud.

Si queremos ir más a fondo en los efectos del ayuno como tal, según los estudios realizados por el reputado naturópata y promotor de la corriente higienista, el Dr. Herbert M. Shelton, el organismo realiza cuatro actividades básicas durante un período de ayuno:

Eliminación del exceso de grasas

Si el ayuno es de tres días o más, el cuerpo utilizará la grasa de reserva como fuente de energía. Por eso el ayuno supervisado es una forma excelente y sana para perder peso.

Reaprovechamiento energético

La energía destinada a realizar los procesos digestivos, es utilizada para la regeneración de otros tejidos y la limpieza de toxinas.

Descanso fisiológico

Los órganos internos, especialmente los del sistema digestivo «descansan» y así se regeneran.

Eliminación de desechos

Mientras ayunas, el organismo activa su capacidad depurativa, por tanto, te depuras a nivel interno. 

También hay algo más.

Y es que desde nuestra experiencia en MiAyuno y el de todas las personas que han compartido con nosotros este proceso en cualquiera de sus variedades, ya sea un ayuno online, ayuno de 3 días, 7 y hasta un retiro de 14 días de ayuno!, el ayuno como actividad terapéutica es en sí mismo un acto placentero, porque aparte de los evidentes resultados beneficiosos que obtienes, sabes que también estás dando tregua a tu cuerpo.

Y eso, en nuestra realidad acelerada, sienta la mar de bien. 

Es por eso, que son justamente nuestros “ayuneros” quienes se convierten en entusiastas defensores del ayuno como estilo de vida. Son ellos los que nos hacen de eco entre sus círculos sociales y lo mejor, es que en cuanto pueden, repiten :).

¿Qué dolencias cura el ayuno?

El ayuno es curativo, en toda la extensión de la palabra y seguramente te preguntarás hasta qué punto.

En realidad, da igual que hablemos de ayuno intermitente o de ayuno prolongado, porque cada tipo de ayuno dentro de su rango de tiempo, nos aporta beneficios a corto y largo plazo.

Los resultados, para sorpresa de muchos, lo convierten en una estrategia útil para ayudar a resolver gran cantidad de patologías, consideradas a veces crónicas e irreversibles, tales como:

  • Hipertensión arterial
  • Insulino resistencia
  • Hipercolesterolemia
  • Enfermedades autoinmunes

Así que, el ayuno, siempre y cuando no esté contraindicado por temas médicos muy específicos, estimula el poder autocurativo del cuerpo, y cuando una buena medicina puede salir de nosotros mismos, hay que aprovecharlo.

Más beneficios del ayuno terapéutico

Todavía hay más :).

Cuando estamos ayunando, la depuración interna a la que sometemos a nuestro cuerpo, nos proporciona importantes beneficios a nivel fisiológico

¡Toma buena nota!:

Disminución de los niveles de colesterol

Durante el ayuno se activan los mecanismos antioxidantes del organismo, mejorando la calidad de las grasas del organismo y disminuyendo los niveles de grasas oxidadas o colesterol malo y de triglicéridos.

Ajuste del PH

Mientras nos depuramos, se pasa por una “desacidificación” de los líquidos del organismo, mejoramos la comunicación y la oxigenación de todas nuestras células.

Esto provoca que la sangre así como otros líquidos vitales de nuestro organismo, al estar menos densos ayuden a evitar la aparición de trombosis, embolias o tromboflebitis.

Aceleración de la autolisis o autofagia 

Como estamos en un estado de restricción calórica, durante el ayuno, el cuerpo, se desprende de aquellas células menos funcionales y reutiliza todas aquellas moléculas y nutrientes que se encuentran en su interior. 

Se llama autofagia o autolisis y es como si el cuerpo se alimenta de sí mismo. Es como si el bueno se come al menos bueno, ¿si?.


Es por eso que durante el ayuno, la piel mejora tan rápido, actuando como “el bisturí de la medicina natural”, eliminando quistes y cúmulos inflamatorios del organismo y encima con tu mejor cara.

Este proceso fue descrito hace unos años por el premio Nobel en Fisiología y Medicina 2016, Yoshinori Ohsumi.

https://elpais.com/elpais/2016/10/03/ciencia/1475486879_892946.html

Reequilibrio del sistema inmunitario

Cerca del 80% de las células inmunitarias protegen el organismo de posibles infecciones que vengan del sistema digestivo. 

El ayuno, da descanso a la actividad de estas células, ayudando a desinflamar el cuerpo.

Lo mejor es que esto se traduce en una mejora en la eficiencia del sistema inmune que nos protege de posibles agresiones bacterianas, víricas o por hongos y de otros muchos procesos autoinmunes.

Autorregulación del cuerpo

El ayuno favorece la desintoxicación y mejora el funcionamiento de los órganos al mismo tiempo, potenciando la capacidad de autorregulación del cuerpo.

Es por eso que ayunar está especialmente indicado en procesos crónicos o de larga duración ya sean, digestivos-hormonales o inmunitarios, dando grandes resultados donde otros métodos han fracasado.

¿Cómo realizar bien un ayuno?

Esta es sin duda una de las claves más importantes.

Ante todo y como cualquier experiencia terapéutica, este proceso es muy recomendable que sea guiado y dirigido por un especialista y supervisado por un médico. Diría que es casi imprescindible.

Hay que ponerse en manos de expertos en la materia porque son quienes mejor saben cómo va a reaccionar tu organismo durante las fases de un ayuno y serán quienes mejor acompañen tu vivencia durante todo el proceso.

Un buen acompañamiento mientras ayunas es vital para obtener el máximo de beneficios de forma segura.

Lo primero que recomendamos antes de empezar, ya sea un ayuno online o un retiro de ayuno presencial, es que te informes de forma personalizada acerca del proceso en cuanto a las fases del ayuno y los síntomas habituales a cada paso. 

Mientras, lo encontrarás aquí https://www.ayuno.es/libro-miayuno/, y también te irá bien saber qué hacer antes y después del ayuno.

¡Te lo contamos brevemente!.

Proceso del ayuno

Por lo general, un ayuno se programa en tres fases: 

PRE AYUNO – AYUNO – POST AYUNO.

  • PRE AYUNO: Esta fase, idealmente de 3 días de duración tiene como objetivo disminuir progresivamente la cantidad de alimentos sólidos y los nutrientes más “costosos” de digerir. Por este orden:

GRASAS – PROTEÍNAS – VEGETALES CRUDOS

  • AYUNO: Es la fase clave que durará como mínimo cuatro días para ser un ayuno continuo. Se puede alargar 7 días, 14 días, pero siempre bajo supervisión profesional y nunca la primera vez que se ayuna, ya que la preparación va mucho más allá del aspecto físico. ¡Hay que preparar la mente! link del artículo anterior?

Durante el ayuno, podemos y debemos ingerir líquidos; nosotros en MiAyuno recomendamos un zumo por la mañana, un caldo vegetal por la noche y durante el día beber infusiones, abundante agua a poder ser de fuerte mineralización y bicarbonatada para que aporte electrolitos al cuerpo.

  • POST AYUNO: Última fase y es fundamental. Tras varios días sin comer alimentos sólidos, hay que evitar cargar al sistema digestivo con el sobreesfuerzo que puede suponer una comida copiosa, podríamos provocar molestias como hinchazón abdominal o diarreas.

Hay que incorporar alimentos y aumentar cantidades de forma progresiva en el sentido inverso del preayuno.

VEGETALES CRUDOS – PROTEÍNAS – GRASAS

En MiAyuno sabemos además, que si asociamos una actividad física suave como el yoga, o de tipo aeróbico como unas buenas caminatas y meditación para mantener la mente fuerte y descansar bien, potenciaremos los beneficios depurativos y regenerativos del ayuno terapéutico.

Ten por seguro que el ayuno es una experiencia que nunca te dejará indiferente.

El mejor sitio donde realizar un ayuno

Es muy importante cuidar el entorno cuando estás ayunando. De hecho, es vital para el éxito de la experiencia.

Actualmente tienes muchas opciones para poder hacerlo. Si tu tiempo es limitado o te es imposible desplazarte, puedes perfectamente realizar un ayuno terapéutico en casa, probando una versión online

Si apuestas por la experiencia presencial, echa un vistazo a nuestras opciones de retiro, en un entorno saludable, en medio de la naturaleza y poder así desconectar de todo.  

Puedes optar por un retiro de ayuno de 7 días o nuestro programa más completo y ambicioso como es el ayuno de 14 días .

Ayunar es comprometerte con tu bienestar y tu salud, del resto, nos encargamos nosotros.