Un ayuno intermitente es más fácil de mantener y de combinar con nuestro ritmo de vida que las dietas tradicionales. Por ello, te facilitamos cinco consejos clave para llevarlo a término y garantizar tu bienestar

La dieta milagro no existe, sin embargo, sí existen estrategias nutricionales como el ayuno intermitente que pueden ayudar a mejorar tu bienestar.

A continuación te facilitamos nuestras 5 claves para practicar el ayuno intermitente coherentemente:

1 – El objetivo: un ayuno intermitente 8/16

Empezar con un ayuno intermitente 12/12 durante una o dos semanas, intentado o bien cenar ligero o bien desayunar poco para poder preparar el cuerpo hacia el objetivo final. En función de la dificultad ir progresando y mantener otras dos semanas un ayuno intermite de 10/14 (siendo la segunda cifra, el numero de horas sin comer). Una vez somos capaces de no comer durante más de 14 horas al día, no tiene sentido comer más de 2 veces durante el mismo día, así que ya puedes introducir el 15/9 o el 16/8 haciendo 2 comidas.

2 – El ayuno intermitente y tu biorritmo van en pares

Ante todo, has de pensar que una vez que empezaras el 16/8 tendrás que suprimir o bien el desayuno, o bien, la cena.

Las personas que son más activas por la noche se saltarán con más facilidad el desayuno, mientras que aquellas que se activan más rápido por la mañana optarán por saltarse la cena.

Si eres de los que privilegian la cena, tendrás que tomar en cuenta la importancia de cenar pronto. Es decir, antes de las 21h. Si no lo puedes conseguir, más vale entonces desayunar y comer y saltarse la cena para evitar de cenar muy tarde y perjudicar la estrategia nutricional.

3 – Mantén una dieta equilibrada para seguir el ayuno intermitente

Un ayuno intermitente es una estrategia nutricional que garantiza un óptimo funcionamiento del proceso digestivo, pero siempre que no se descuide la composición y base de nuestra dieta. Así, es importante destacar que los siguientes requisitos son imprescindibles:

  • Presencia de todos los macronutrientes (proteínas-grasas y carbohidratos).
  • Vitaminas y minerales en cantidad (micronutrientes).
  • Practicar una disociación de los alimentos intentando no mezclar la proteína con los cereales. En otras palabras comer siempre con verduras o fruta cruda o cocinada
  • Comer sobre todo alimentos de origen biológico, ecológico y respetar las temporadas; no tiene sentido comprar un mango bio en pleno invierno que haya viajado por avión desde América Latina. Si bien es cierto que es bio, no será Eco.
  • Evitar los estimulantes como el alcohol, el azúcar o el café, así como los tóxicos que encontramos en los productos refinados. También, hay que tener un especial cuidado con al exceso de grasas poco saludables generalmente presentes en alimentos muy procesados.

4 – Practica un deporte, duerme bien y piensa positivo

El equilibrio es clave y la regularidad ofrece resultados garantizados, por ello te invitamos en convertirte en un adepto de estos 3 puntos:

  • La actividad física: ayuda a mejorar nuestro estado de la masa muscular y es clave para regular el metabolismo. Además, garantiza una buena oxigenación de todas las células de nuestro cuerpo.
  • El respeto de los biorritmos favorece sobre todo un buen reposo nocturno clave para que nuestro organismo desintoxique y se repare durante la noche y así se sienta enérgico por la mañana.
  • Una actitud positiva frente a los problemas de la vida favorece un buen equilibrio emocional.

5 – El extremo no lleva a ningún sitio

Hacer un ayuno intermitente ha de ser una decisión voluntaria, que en situaciones puede ser alterado o no respetado, por ejemplo, en una cena de empresa, en reuniones familiares o cualquier acontecimiento parecido, sin que por ello se vean reducidos sus beneficios. Desde miayuno.es defendemos que en la dieta como en muchos otros aspectos de la vida hay que ser flexible para mantenerse recto.

Nuestro bienestar exige que muchas veces tengamos que adaptarnos a las circunstancias y desviarnos “alguna vez” de nuestro camino para, lo antes posible, volver de nuevo a él. Con este planteamiento no nos sentiremos culpables por saltarnos algún día el ayuno intermitente, aunque debemos recuperar lo antes posible nuestros buenos hábitos.

Si quieres probar un ayuno intermitente bajo supervisión médica, mira en nuestra página de retiros de 3 días y no dudes en contactar con nosotros por cualquier duda.