Pescado azul de tamaño medio o pequeño:

Por su baja carga de glucosa y sus ricos aportes en omega 3

 

Aguacate: Porque contiene fibra, minerales y acido oleico pero sobre todo porque tiene bastante manoheptulosa que regula la glucemia

 

Nueces: Porque son ricas en fibra y es un aporte en omega 6

 

Canela: Como el aguacate, ayuda a regular la glucemia

 

Los frutos rojos: A parte de ser anti oxidante, los frutos rojos podrían ofrecer un menor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares. Se explica por los antocianinas que contienen.

 

Jengibre: Cada mañana, una infusión de jengibre con limón ayudara a alcalinizar el cuerpo pero sobre todo a reducir el azúcar en la sangre en ayunas.

 

Semillas: Si buscas aporte en magnesio, que sepas que a través las semillas, lo tienes todo! La falta de magnesio puede aumentar el riesgo de resistencia a la insulina debido a su función en el metabolismo de carbohidratos y glucosa

 

Seguimos con el aporte en magnesio pero añadimos el potasio…

 

Vegetales de hoja verde: El kale, la berza, las espinacas o la rúcula, son ricas en potasio y magnesio

 

 

La recomendación de Damien Carbonnier:

 

“Deja 12 horas de ayuno después de cenar hasta el desayuno. Practica deporte de fondo en ayunas!”

 

Hoy en día recomiendan comer hasta 5 veces al día, se dice que incluso ayuda a acelerar el metabolismo para perder peso y ayuda a controlar la ansiedad! Que curiosa manera de controlar la ansiedad comiendo más!

En el idioma castellano, se emplea la palabra desayuno para hablar de la primera comida del día. Totalmente normal dado que salimos del ayuno “des ayuno”.

Os propongo comer 3 veces al día, y para que sea más fácil os invito a dejar un mínimo de 12 horas de ayuno entre la cena y el desayuno. De tal manera tendrá sentido desayunar!

Un desayuno de fruta y frutos secos, acompañado de una infusión para que sea fácil de tomar incluso estando en el trabajo.

También os invito a practicar deporte de fondo en ayunas. Una hora de deporte en ayunas permite al cuerpo quemar grasa (utilizar sus reservas de grasa) después de 20 minutos de actividad física, mientras que una hora de deporte después de haber comido obligará el cuerpo a más de 40 minutos de actividad antes de poder empezar a  utilizar la grasa.

Conclusiones, si quieres quemar grasa, proteger el músculo, mejorar tu resistencia a la insulina y sobre todo perder peso, tienes que practicar 2 a 3 veces a la semana un deporte de fondo en ayunas. El mejor momento es por la mañana, ya sea correr, caminar, ir en bici, nadar o patinar, tu corazón te lo agradecerá!