Frente a la consideración muy extendida hoy en día de que los niveles de Colesterol en sangre suponen un riesgo cardiovascular importante que justifica, muchas medidas para contrarrestar esos niveles “peligrosos de Colesterol”, quería escribir este post para hacer entender varios aspectos referentes al Colesterol. Aquí tenéis la primera parte, publicaremos la segunda, la semana próxima.
1. Qué es el Colesterol y cuáles son sus funciones en el organismo
2. Cuál es su fisiología.

1.- Qué es el Colesterol.
El Colesterol es una molécula grasa que el cuerpo obtiene con la dieta y que es utilizada por el organismo para satisfacer varias funciones básicas para el ser humano:
• Forma parte estructural de las membranas celulares.
• Producir bilis que es clave para ayudar a la digestión de las grasas que ingerimos con la dieta.
• Sintetizar vitaminas liposolubles (A, D, E y K).
• Sintetizar hormonas esteroideas (hormonas sexuales y hormonas del estrés)
2.- Fisiología del Colesterol.
Las grasas de la dieta, absorbidas en el Intestino delgado son llevadas al hígado, donde se transforman en Colesterol.
Por la sangre que es un medio hídrico, las grasas no pueden ir libres, sino que utilizan unas proteínas de transporte. Estas proteínas, son bien conocidas y se denominan (en función de su tamaño. Estas proteínas de transporte presentan en su superficie unas proteínas denominadas APOproteinas (A, C-II, E, B-48, B-100) que determinaran la afinidad de cada transportador de Triglicéridos y Colesterol.

• Quilomicrones (proteínas que transportan los triglicéridos (TG) desde el Intestino a los tejidos periféricos). (ApoB48, ApoCII, Apo E)
• Quilomicrones residuales: Entregan el colesterol de la dieta al hígado (Apo 48 y Apo E)
• VLDL (Very-Low-Density-Lipoprotein) Transportan las grasas (TG y Colesterol esterificado) desde el Hígado a las células periféricas adipocitos y células musculares. (Apo B-100, Apo CII)
• ILDL (Intermedy Low Density Lipoprotein) Llevan Triglicéridos y Colsterol no esterificado) al Hígado (Apo E y ApoB-100)
• LDL (Low-Density-Lipoprotein) Entregan colesterol a los tejidos periféricos (Apo B100)
• HDL (High-Density-Lipoprotein) Ceden Apoproteinas C y A a los Quilomicrones y al LDL para conducirlos desde la periferia al hígado para ser reutilizados. (Apo A (activa LCAT que esterifica al colesterol), Apo CII (activa LPL que permite entrar a los TG en la célula), Apo E (activa ECH que pasa colesterol esterificado en colesterol libre en el Hígado).
En el Hígado los ácidos grasos se diferencian en Triglicéridos (que es la forma en que se acumulan y se utilizan las grasas intracelularmente), Fosfolípidos (grasas de estructura para las membranas celulares y otras estructuras del cuerpo) y Vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y Colesterol (que se utiliza para diferentes funciones como he explicado anteriormente). Estos ácidos grasos son transportados por las proteínas VLDL formadas por Colesterol y Triglicéridos (80%) hacia las células musculares y los adipocitos.
Una vez estas proteínas VLDL ceden los Triglicéridos en las células musculares o en los adipocitos, su contenido en Triglicéridos disminuye y contienen más Colesterol que Triglicéridos pasan a denominarse LDL conocido como “Colesterol malo”.
Estas proteínas LDL se subdividen en dos tipos:
LDL tipo A, más grandes y esponjosas se producen cuando los niveles de Triglicéridos y de Insulina en sangre son bajos.
LDL tipo B, más pequeño y compacto que el anterior se producen en presencia de niveles altos de Triglicéridos y de Insulina sanguíneos.

El LDL tipo A se considera no patológico incluso cuando sus niveles en sangre sean altos (situación que se puede asociar a condicionamientos genéticos).
Por último, está el HDL que supone, en condiciones normales el 30% del colesterol total en el organismo. Este tipo de proteínas de mayor tamaño que las anteriores tienen la función de eliminar de la sangre el colesterol oxidado para llevarlo de nuevo al Hígado para su reciclaje de ahí que sea considerado como “Colesterol bueno”.